martes, 17 de agosto de 2010

Agua en Agosto.

Abro un ojito, luego el otro. Siento como el frescor de la mañana entra por la gran ventana de mi habitación. Cojo suavemente la sábana, me tapo, me acurruco. Huelo a barro, a humedad, me encanta. Cojo postura entre almohada y almohada y clavo mis ojos en ese trocito de cielo gris. Lluvia que cae por mi ventana. Todo un placer.
Florecen las ganas. Ganas de otoño, de lluvia, de brisas, de ver esas hojas secas y grandes caidas en el suelo, locura en los charcos.
Ganas de cerrar los ojos y sentir esas pequeñas gotas como se deslizan por mi cara. Cara que mira al cielo. Infinito cielo. Pedir deseos. Respirar profundo. Sentirme bien. Sentirme viva y vivir.

2 comentarios:

  1. Siempre queremos lo que no tenemos, cuando llovia queria sol y ahora que el sol quema quiero lluvia.
    Me encanta la entrada.
    Un besazo, ya estas viviendo, solo tienes que sentirlo;)
    Te quiero gordi!

    ResponderEliminar